Se prepara Centro para temporada de estiaje con trabajos de desazolve en zonas de captación

estiaje zona captacion


Con la finalidad de garantizar el suministro del agua potable a los hogares de la ciudad durante la temporada de calor, se busca desazolvar 40 metros lineales de la margen izquierda del río Grijalva, con una profundidad en promedio de cuatro metros

Ante el inicio de la temporada de estiaje, el Ayuntamiento de Centro se encuentra intensificando las acciones de desazolve en las zonas de captación I y II de la Planta Potabilizadora Villahermosa, esto con la finalidad de garantizar el servicio de agua potable a los habitantes del municipio.

Para supervisar dichos trabajos, este jueves la presidenta municipal de Centro, Casilda Ruiz Agustín, realizó un recorrido por las zonas de captación acompañada del director del Sistema de Agua y Saneamiento (SAS), Benjamín Quiles León, quien dio detalles del desazolve que se realiza en la margen izquierda del río Grijalva.

“Se van a desazolvar alrededor de 40 metros lineales, y se busca que se tenga una profundidad en promedio de cuatro metros, pues son las instrucciones que tenemos para enfrentar la temporada de estiaje, que es cuando por lo regular el nivel del río tiende a bajar considerablemente”, indicó Quiles León.

El funcionario municipal añadió que para estos trabajos el municipio está invirtiendo alrededor de 7 millones de pesos, y será de beneficio para poco más de 350 mil habitantes, que es el número de ciudadanos que reciben agua potable de la Planta Potabilizadora Villahermosa, la cual tiene una capacidad de 2 mil litros por segundo.

Posteriormente, la alcaldesa se trasladó a la Planta Potabilizadora Villahermosa con el objetivo de constatar cada uno de los procesos que se realizan para la potabilización del agua, desde que el agua del río llega a la planta, se desinfecta, se lleva a cabo la cloración y sale totalmente potabilizada, cumpliendo con todos los parámetros establecidos por la NOM 127.

En este sentido, el director del SAS, Benjamín Quiles, comentó que la ciudad cuenta con tuberías que datan de hace 50 años, conteniendo sedimentos en su periferia y al momento de bajar la presión o parar la circulación del agua, todo esto se desprende y cuando se vuelve a reactivar el suministro ese sedimento se arrastra hacia las casas, sin embargo garantizó que el agua sigue estando dentro de la normatividad establecida.